Protestas sin alma

In Bolivia

Resultado de imagen para golpean en la paz

Las sonadas movilizaciones que está librando estos días toda la oposición boliviana con bloqueo de calles, bulliciosas y rabiosas marchas, encendidos cabildos, cacerolazos en barrios de ricos, cánticos y hasta un poco de música desde la radio instalada en la esquina del barrio bloqueador, no tienen alma.

Atilio Borón, Emir Sader y hasta Noam Chomsky, seguro siguen con especial atención estos acontecimientos, por el clima de conflictividad que golpea al país y por resultados nefastos que dejara esta lucha de dos ideologías apoyadas por grandes corporaciones.

El alma en la protesta es el factor de núcleo de toda movilización social, en esta nebulosa convulsión opositora , esta protesta no tiene una razón profunda. Ocurre que este ruidoso levantamiento de las clases medias y altas de Bolivia no condensa objetivos de alta potencia social, sino sobre todo resentimientos y viejos enconos ocultos en algún sitio oscuro del espíritu. Ahí la principal debilidad de esta movilización.

Las protestas no tienen como fuerza colectiva una mirada social, solidaria ni humana. Si el norte de esta movilización sería la recuperación de algo que favorezca materialmente al bien común, como los recursos naturales o la conquista de una reivindicación que por años fue parte del sentido común, arrastrarían cinco o 10 veces más caudal de gente, y la marea social sería incontrolable para el Gobierno.

Resultado de imagen para action figure

Pero, ese no es el caso. Estas protestas no tienen como soporte ideas colectivistas o de sentimiento nacional que tornen su lucha en un torrente incontenible e innecesario, un horizonte sin futuro y una filosofía que se apaga lentamente.

El nacimiento de la protesta esencialmente se activó por prejuicios clasistas, racistas y hasta regionales; razón por la cual en casi dos semanas no ha logrado arrancar nada a favor de la gran mayoría que como hace 13 años voto a favor del MAS.

Mobile Sliding Menu