Macri pide perdón, los precios no perdonan

In Noticias Internacionales, Principal

Aumentos del 15 al 25 por ciento en los principales rubros alimenticios. Aceites, entre los que más subieron.

 

Los aumentos de la semana. El golpe a los salarios. Insumos dolarizados

La deslegitimación de la política económica provocó una sobrerreacción empresaria. Un informe sobre los principales aumentos y su impacto en la economía.

El mal sueño de Mauricio Macri durante la noche del domingo de las PASO costará muy caro a trabajadores, estudiantes y jubilados. Con la suba del 30 por ciento del tipo de cambio del lunes pasado, todos los precios de la economía se mueven hacia arriba en función de la nueva ecuación de los costos, muchos de ellos ligados al dólar. Pero además, hay un efecto incertidumbre que hace que las empresas sobrerreaccionen y trasladen a precios subas que en realidad no se corresponden con los aumentos de sus proveedores. Alimentos y bebidas, artículos de limpieza e higiene personal, medicamentos, ropa, herramientas de trabajo, electrodomésticos, libros, electrónica, insumos de la construcción, maquinarias, autos, motos, muebles y librería, entre otros, están haciendo por estas horas más flaco el poder adquisitivo del salario y de la jubilación. Solamente la profundidad de la crisis económica y el grado de deterioro del consumo ponen techo a los aumentos. Además, el Gobierno deja para después octubre nuevos aumentos en carpeta en las naftas, peajes, transporte público, electricidad, gas y luz y prepagas y la reposición del IVA en una serie de alimentos la canasta básica. Página/12 recopiló la situación de precios de un amplio grupo de sectores de la economía.

Alimentos

  • Molinos Río de la Plata aumentó el precio de fábrica de los aceites de girasol Ideal y Patito un 25 por ciento, mientras que el Lira mezcla avanzó un 15 por ciento, al igual que el Cocinero de maíz, mientras que el Cocinero de oliva subió un 15,9 por ciento. Como Molinos es una empresa líder, mueve a su ritmo los precios de toda la categoría de aceites. El aceite es un derivado de cultivos de exportación cuyo precio, al mercado interno, el Gobierno podría haber contenido con la aplicación de nuevas retenciones para el dólar a 60 pesos. Pero no lo hizo.
  • Molinos Río de la Plata también es líder absoluto en pastas secas, por lo cual, otra vez, mueve los precios de todo el mercado. Su nueva lista de precios de salida de fábrica contiene un aumento del 16,8 por ciento en las distintas variedades de fideos La Favorita (spaguetti, dedalitos, tallarín, mostachol, codito y tirabuzón). En el caso de Matarazzo, el incremento es del 12,2 por ciento; en Luchetti, del 13,4 y en Canale, del 20 por ciento. Las pastas secas de marca Terrabusi salen de la compañía con un incremento del 15,3 y los Don Vicente, con el 14,5 por ciento.
  • En arroz, las subas de precio de fábrica son del 9,2 por ciento para el Gallo Oro, 14,3 por ciento el Susarelli doble carolina, 14,9 por ciento Gallo largo fino, 18,8 por ciento Gallo doble Carolina, 19,6 por ciento los de marca Luchetti y 30 por ciento el Susarelli largo fino. El arroz es otro cultivo que, además de ser un eje de la alimentación del pueblo, se destina a la exportación, por lo cual la devaluación inmediatamente incrementa los precios en el mercado interno.
  • En infusiones, la empresa La Virginia, que produce el café La Morenita y el té La Virginia, anunció subas desde este lunes del 18 por ciento. La yerba Chamigo tiene una suba del 22,4 por ciento; Cruz de Malta, del 11,5 y Nobleza Gaucha, del 12,5 por ciento. El resto de marcas de yerba también tienen sus respectivos aumentos.
  • Según los molineros, el 80 por ciento del costo de producción de la harina de trigo está vinculado al precio del trigo, el cual sin retenciones ni cupos al mercado interno está directamente ligado a la cotización del dólar. Si bien en los primeros días después de las PASO todas las operaciones quedaron frenadas por la incertidumbre cambiaria, sobre el final de la semana, con el dólar alrededor de los 60 pesos, se reanudaron operaciones y comenzaron a llegar los aumentos. “Todavía no está aceitada la compra de trigo pero la venta de harina sí, a nuevos valores, con una suba promedio del 15 al 20 por ciento”, dijeron desde la Federación de la Industria Molinera a este diario.
  • Carne vacuna, aviar y porcina también están subiendo. El ganado vacuno en pie registró en estos días un incremento de entre el 25 y el 20 por ciento y el porcino, un 20 por ciento. Ese incremento se irá trasladando a las góndolas. Se estima que la carne de cerdo está subiendo un 15 por ciento al público y que la carne vacuna tendrá dos etapas del 7 por ciento esta semana y la próxima. En el pollo se calcula una suba del 25 por ciento.
  • “El próximo ajuste de la ley de movilidad jubilatoria del 12 por ciento va a quedar totalmente absorbido por las subas de precios de medicamentos ligadas a esta devaluación”, indicó a este diario Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad. Semino explica que la medicación más cara, como por ejemplo los remedios oncológicos, se mueven a la par del dólar, al igual que algunos insumos de farmacia como por ejemplo protectores para incontinencias urinarias y pañales, muy utilizados entre adultos mayores. Otras drogas de uso cotidiano como omeprazol o aspirinas, suben aunque algo menos que el dólar. Otro segmento muy atado al dólar es el de alimentos de uso especial como los hiposódicos e hipocalóricos.

Insumos

  • Los principales insumos para la producción de ropa y de textiles en general ya acomodaron los precios. Según pudo averiguar este diario, los hilados de algodón subieron un 15 por ciento y los sintéticos, un 20 por ciento. De todas formas, el sector sigue en parte paralizado por la incertidumbre, con ventas a precio abierto. El cuero utilizado en la marroquinería subió de un 20 a 30 por ciento. De todas formas, el impacto en los precios de venta al público de la ropa no será inmediato. “Los precios de la indumentaria se manejan por temporada, el invierno está terminado. El primavera puede haber retoque y el verano seguro vendrá con ajuste de precios”, indicaron a este diario fuentes del sector.
  • El acero que fabrica Acindar es un insumo utilizado a lo largo y ancho de la economía y su precio está directamente dolarizado. De modo que al momento de la devaluación se produjo una suba del 30 por ciento que impacta en la fabricación de maquinarias, insumos metalúrgicos, insumos de la construcción, chapa para electrodomésticos de línea blanca y para carrocerías de autos.
  • En autos, en donde el contenido importado es muy alto, está en proceso el sacudón de precios. Chevrolet comunicó a los concesionarios un aumento del 23 por ciento en toda la gama, mientras que Renault hizo lo propio en un 13 por ciento por ahora. “Ya aplicaron un aumento a toda la lista del 10 por ciento y se viene otro 10 por ciento el mes que viene”, comentaron a Página/12 desde un concesionario Volkswagen. El mismo camino tomarán las demás empresas del rubro.
  • Los insumos de la construcción todavía están relativamente frenados por la incertidumbre en el mercado, aunque comenzaron a llegar aumentos. Cemento, chapa, hierro, insumos principales del sector están dolarizados. A su vez, hay subas en dólares. Las placas superboard llegaron con 10 por ciento de incremento, al igual que las masillas y placas de yeso, mientras las masillas superboard avanzaron un 20 por ciento. Los ladrillos huecos subieron 10 por ciento y las pinturas, un 15 por ciento.
  • “La mercadería del rubro electrónica está directamente dolarizada porque es, por lo general, importada. Así que los precios suben al igual que dólar, pero como nadie compra nada y no hay mercado, tampoco cambia tanto en el corto plazo. Hay que ver qué pasa en el comercio minorista de electrónica, porque hay mucho stock dando vueltas en la calle que fue comprado en pesos pero todavía no fue pagado. Los supermercados, retails y tiendas chicas querrán vender para hacerse de flujo de caja, no creo que trasladen automáticamente todo el aumento del dólar a los precios aunque sí, seguro, en parte. A la larga, el traspaso de la devaluación a los precios finales es total”, explicó a este diario Guillermo Freund, titular de la Comisión de Electrónica de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas.
  • Las pymes del sector maderero aplicaron un 15 por ciento de aumento en sus precios. “Hay insumos directamente importados”, explicó Román Queiroz, de la Federación de la Industria Maderera.
  • En electrodomésticos el mercado tampoco está normalizado, aunque los repuestos ya están llegando con un 10 por ciento de aumento y se espera que las unidades terminadas también registren fuertes subas.

 

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/212922-macri-pide-perdon-los-precios-no-perdonan

Mobile Sliding Menu