INJERENCIA DE EE.UU. EN PROCESOS ELECTORALES DE BOLIVIA (1951-2019)

In Bolivia, CatArtBolivia, Principal

Una retrospectiva histórica desde 1951 hasta 2002 nos muestra las acciones de injerencia que realizaron presidentes de los Estados Unidos para lograr su hegemonía de dominio mundial, el mismo que hasta la fecha no logra gracias a la resistencia de gobiernos progresistas.

El investigador y miembro de la Comunidad de Investigadores Antimperialistas – Bolivia (CiA.bo), Axel Arias, con base en información de cables desclasificados del Departamento de Estado de los Estados Unidos nos demuestra las acciones de injerencia que realizó el país del norte en elecciones nacionales de 1951, 1964, 1985 y 2002.

 

CONTEXTO INTERNACIONAL

Desde inicios del Siglo XX, bancos y empresas estadounidense tuvieron cada vez mayor presencia en Bolivia, a través de la otorgación de empréstitos (créditos) y la incursión en los principales rubros de la economía, como la minería y petróleo, y el acceso a concesiones territoriales, en condiciones ventajosas, para explotación de recursos naturales, principalmente el caucho.

La década de 1920 marcará la profundización de este fenómeno en el que, por ejemplo, la deuda externa quedará enteramente en manos de banqueros estadounidenses y potencias como Gran Bretaña, Alemania y Francia serán desplazadas del escenario nacional.

En la continuidad histórica, la conclusión de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) marcará la consolidación de la hegemonía de Estados Unidos sobre Bolivia, momento en el que el mundo presenciará el inicio de la Guerra Fría (1947).

En este contexto, Arias informó sobre la existencia de información variada sobre las acciones de injerencia que realizó el Gobierno de Estados Unidos en Bolivia para direccionar el resultado de procesos electorales. Con tres ejemplos nos demuestran estos extremos.

PRIMER EJEMPLO: ELECCIONES PRESIDENCIALES DE 1951

A modo de antecedentes a las elecciones del 6 de mayo de 1951, Arias comentó que tras el golpe de Estado y asesinato del presidente Gualberto Villarroel (1946) se inició en Bolivia el “sexenio” (1946-1952), que concluirá con la Revolución Nacional.

Tras estos hechos se producirá la “restauración conservadora”, producto de la alianza de grupos conservadores que aglutinados alrededor del partido político PURS ganarán las elecciones presidenciales de 1947, iniciándose un periodo de fuerte represión en contra del movimiento minero y el MNR.

“En 1949 a la cabeza del MNR se genera un intento de golpe de Estado que nos grafica el momento de conflictividad político social entre las fuerzas conservadoras y de izquierda”, afirmó Arias en el conversatorio: “Injerencia de EE.UU. en Procesos Electorales de Bolivia (1951-2019)”, que se realizó el viernes 19 de julio en el auditorio Orlando Mercado de la Universidad Mayor de San Simón de Cochabamba.

El MNR, por sus planteamientos y su participación en el gobierno de Villarroel, fue tildado por EEUU y la comunidad internacional como un partido de tendencia nazi-fascista con la finalidad de evitar que fuerzas de izquierda pudieran llegar al gobierno.

Arias, con información extraída de cables oficiales del Gobierno estadounidense, afirmó que tres semanas antes de las elecciones nacionales del 6 de mayo de 1951, miembros de la embajada de los Estados Unidos en Bolivia ya sabían de un golpe de Estado en caso de que el MNR ganara las justas nacionales.

“El rumor se ha oído y reportado varias veces en las pasadas semanas en sentido de que si el MNR obtuviese más votos en las elecciones del 6 de mayo las Fuerzas Armadas establecerían una Junta Militar y algún tiempo después convocarían a nuevas elecciones. De acuerdo al rumor el agradable general Hugo Ballivián Rojas quien recientemente fue nombrado viceministro de defensa sería el líder de la Junta”, cita el Informe N° 903 de la embajada al Departamento de Estado, fechado el 23 de abril.

Una vez que los resultados de las elecciones comenzaban a conocerse, dando la victoria al MNR, el golpe (Mamertazo) se puso en marcha concretándose el 16 de mayo. Sin embargo, un día antes de los sucesos la embajada también tuvo conocimiento de lo que iba a suceder en base a información proporcionada por el administrador de la Patiño Mines and Enterprises en Catavi, el Sr. Derringer.

Tras estos hechos, el 30 de mayo, el Secretario de Estado, Dean Achenson, recomendó al presidente de EEUU, Harry Truman, conocer a la Junta Militar del Gral. Hugo Ballivián Rojas porque “sería coherente con nuestra política, y creo que es deseable desde el punto de vista de nuestros intereses nacionales”. Oficialmente, el 7 de junio EEUU restableció relaciones diplomáticas con Bolivia

 

SEGUNDO EJEMPLO

En 1960 la denominada Guerra Fría estaba en su máxima expresión a nivel mundial, el mismo que en Bolivia generó el crecimiento de un movimiento revolucionario obrero, minero con líderes sindicales de izquierda, el mismo que generó preocupación en Washington.

El candidato presidencial del MNR, Víctor Paz Estensoro, antes de la elección nacional del 31 de mayo de 1964 generó rechazo de varios sectores sociales, por ser considerado un reformador-autoritario y por cumplir requisitos para llevar adelante reformas nacionales en base a políticas de los Estados Unidos.

Esta sumisión política fue la razón para que el candidato del MNR recibiera apoyo político, económico, militar y lograra nuevamente llegar al gobierno en 1964.

“El 10 de marzo de 1964, dos meses antes de las elecciones nacionales, el Grupo Especial 5412 que estaba compuesto por máximas autoridades de Estados Unidos como el Presidente, Secretario de Estado, CIA y el Consejo de Seguridad Nacional, en base a información que enviaban embajadores de países del mundo marcaban la política exterior para cada país”, aseveró Arias.

Este Grupo Especial, contaba con recursos para ejecutar acciones encubiertas para contener, romper el poder del movimiento nacionalista de izquierda y el partido comunista en el país. También para proteger al gobierno de Víctor Paz Estensoro de acciones de desestabilización por parte del movimiento obrero, sindical y campesino.

“Conforme a la sección 505 de la Ley de Asistencia Exterior de 61 que crea la USAID que el suministro de artículos de defensa (armamento) sobre la base de donaciones a Bolivia es necesario para salvaguardar la seguridad de los Estados Unidos o la seguridad de países que se asocian con los EEUU para el progreso contra el derrocamiento de los gobiernos debidamente constituidos o ambos”, cita el memorándum del 23 de marzo de 1964 elaborado por el administrador de USAID en Bolivia para el presidente de EEUU, Lyndon Baines Johnson.

Víctor Paz Estensoro ganó las elecciones nacionales de mayo de 1964 con el general de aviación René Barrientos Ortuño como su vicepresidente, quien el 4 de noviembre del mismo año encabezó un golpe de Estado en su contra. Paz en un avión tuvo que huir a Lima-Perú.

El nuevo gobierno militar, en seis meses, descargó todo el poder del ejército y la aviación sobre los campamentos mineros, ocupó militarmente las minas en junio de 1965. En medio de sangrientos combates aplastó los últimos reductos de la Revolución Boliviana. Los militares nuevamente estaban en el centro del escenario político y permanecerían en él hasta 1982.

 

TERCER EJEMPLO

Arias aseguró que en 1965, Estados Unidos destinó recursos económicos para propaganda que influya en movimientos campesinos, también para apoyar a grupos de jóvenes y estudiantes. En 1966 se apoyó a políticos moderados y grupos que apoyaban a René Barrientos para que sea presidente del país ante la falta de una estructura política para terciar en las elecciones.

El gobierno del general René Barrientos Ortuño en 1966 también gozó del apoyo de Estados Unidos. Los gobernantes estadounidenses direccionaron su política para restablecer la democracia boliviana a través de elecciones generales realizadas el domingo 3 de julio de 1966 en busca de preservar su hegemonía de dominación.

Estados Unidos delineó un programa de acción política en Bolivia para que Barrientos pueda ganar las elecciones generales de 1966 y así garantizar una estabilidad para sus empresas. La OEA calificó estas justas electorales como democráticas, honestas, pese a que estaban armadas y amañadas con dinero estadounidense.

EEUU creó un partido político que le sirva para incursionar en lugares donde los movimientos mineros tenían más presencia y así poder influir, agilizar negociaciones bajo el mando de la USAID. Existían muchas empresas en Bolivia y una crisis política con la izquierda les generaría problemas y esa fue la razón para que EEUU bloquee al comunismo en todo momento.

“La intervención e injerencia de los EEUU no solo se ha producido en los últimos 30 y 40 años, sino que es algo que ha estado presente en toda la historia de nuestro país, principalmente durante el siglo 20”, finalizó Arias.

 

DEMOCRACIA PACTADA

Durante 1970-1982 el presidente de EEUU, Ronald Reagan, a través de acciones de injerencia impulsó el Proyecto Democracia para lograr la transición de gobiernos militares a la democracia en países de América Latina y del mundo. Se trazó dos objetivos básicos: contener el comunismo y enfrentar procesos revolucionarios para restablecer los principios de libre mercado.

Para concretar sus objetivos Estados Unidos creó, en 1986, normas para luchar contra las drogas y guerra contra el terrorismo que resultó del ataque a las Torres Gemelas y al Pentágono en Nueva York- EEUU, el 11 de septiembre de 2001.

“El Proyecto Democracia, contemplaba la reforma de la justica, apoyo a la democracia, prensa libre, sindicatos, partidos políticos, universidades, sociedad civil conservadora y acciones económicas pro mercados libres. Establece toda una arquitectura para promover la democracia en             América Latina encabezada por USAID, NED y detrás la CIA”, argumentó Arias.

En las elecciones nacionales de 2002 ante el surgimiento del partido político progresista del Movimiento Al Socialismo (MAS), los Estados Unidos inician una campaña de desprestigio contra su líder Evo Morales que en ese entonces era diputado nacional.

Luego de las elecciones, políticos de oposición como Mandred Reyes Villa de Nueva Fuerza Republicana (NFR) reconocen que se reunieron con el embajador de los Estados Unidos con quien se acordó dejar fuera de la actividad política nacional a Evo Morales. Con estas declaraciones se confirma la injerencia de la embajada estadounidense en la actividad política del país.

Carlos Mesa no estuvo exento de acuerdos realizados con el gobierno de los Estados Unidos cuando formó parte de la coalición política en 2002. Luego de la Guerra por el Gas que se registró en la ciudad de El Alto conocido como Octubre Negro de 2003 en su condición de mandatario en marzo de 2004 realizó un acuerdo con Estados Unidos para que en Bolivia se establezca la Oficina de Iniciativas de Transición (OTI), con la cual coordinó la ejecución de programas orientados a mejorar el acceso a la información en áreas marginales, participación política, con la finalidad de preservar la democracia pactada.

“La OTI es una dependencia de la USAID. El gobierno de los Estados Unidos recurre a estas instituciones en países donde se registra elevados niveles de inestabilidad. Recurre a la OTI para reencausar los procesos pacíficos y democráticos para promover la política exterior de los Estados Unidos”, aseveró Arias.

 

UMSS

Por su parte, el docente de la carrera de Ciencias Políticas de la Universidad Mayor San Simón (UMSS) de Cochabamba, Rolando Tellería, afirmó que los EEUU a través de la CIA establecieron estrategias para conformar grupos guerrilleros para contener el avance del comunismo (Ernesto Che Guevara) en Bolivia y países de la región.

“En la región había una efervescencia de ideas, de justicia socialista desde la década 60 y 70. En 1947 luego del fin de la Segunda Guerrea Mundial, Estados Unidos diseña la doctrina Truman para contener el comunismo, y a partir de la década de 1970 el Plan Cóndor que es una secuencia de golpes, desapariciones y hasta muerte. EEUU tenía que influir en procesos democráticos en Bolivia y en todos los países de la región”, dijo Tellería.

Agregó que los Estados Unidos durante el gobierno de Ronald Reagan-EEUU cambiaron de accionar y en lugar de realizar actos de injerencia buscaban aliados políticos en líderes de los países de donde deberían resultar de procesos democráticos.

“En 1987 fue el fin de la Guerra Fría, ya no hay dos bloques, ahora tenemos una potencia hegemónica, un país potencial y unipolar. EEUU va tratar de mantener incólume su hegemonía de dominio mundial, ahora ya no es el enemigo el comunismo, hoy tiene mayor interés de injerencia para acabar con gobiernos populistas”, añadió.

Remarcó que Estados Unidos actualmente trata de influenciar en países como Argentina y Bolivia que vivirán elecciones nacionales en 2019 para evitar que vuelvan gobiernos de corte popular o progresistas que impiden la implementación de su política de dominación.

Cia.bo

Comunidad de Investigarores Antiimperialistas de Bolivia

 

Deja una respuesta:

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Mobile Sliding Menu