ESTADOS UNIDOS ES UN ESTADO QUE FINANCIA A 36 DICTADURAS MIENTRAS AGREDE A VENEZUELA

In América Latina y el Mundo

Estados Unidos proporciona asistencia “mediatica” y militar a tres cuartas partes de las dictaduras del planeta

Estudio de Alan MacLeod publicado en el Portal “FAIR”

Una definición comúnmente aceptada de “dictadura” es la de un sistema de gobierno en el que una persona o un pequeño grupo posee el poder estatal absoluto, dirigiendo así todas las políticas nacionales y los actos principales, sin que el pueblo pueda alterar esas decisiones o reemplazar a los que están en el poder.

“Dictador” es un apelativo muy poderoso y llamativo. La etiqueta “dictador” es utilizada por los medios de comunicación para alentar al lector a ver a un país o líder de cierta manera. Se invita a los lectores a sentirse indignados por las “malas acciones” de Assad, Putin u otros jefes de estado antinorteamericanos, mientras que los gobernantes autoritarios que se unen a la línea de Estados Unidos son ignorados o incluso elogiados.

La elección de utilizar una palabra como “dictador” enmarca a un país de una manera que favorezca los intereses de la élite de los Estados Unidos, transmitiendo legitimidad o la falta de ella en una sola palabra.

1. LA “ASISTENCIA” MEDIATICA DE EEUU A LAS DICTADURAS DEL PLANETA

¿Que “dictadores” conoce el lector? Assad, Putin, Castro, Kim Jong-un, Maduro?

Si el lector reconocio a uno o a varios de la lista, esto no se debe  a que todos ellos tengan los meritos “necesarios para merecer ese título, sino que  esos lideres son etiquetados como tales por los medios. Veamos:

¿Dictadura o gobierno autoritario?

Existe una distinción difícil de definir pero muy importante entre un gobierno con tendencias autoritarias o un pobre historial en defensa de los derechos humanos  y una dictadura en regla. Una dictadura implica que debe  ser resistida y derrocada, mientras que la misma acción no es apropiada o justificable para un gobierno simplemente autoritario.

49 países del planeta no son libres

La democracia es un ideal supuestamente sagrado para los estadounidenses. Los políticos y los medios de comunicación nos dicen que los Estados Unidos “defienden” la democracia y se oponen a las dictaduras en todas partes. Esta es una de las razones por la que los Estados Unidos deben seguir involucrándose diplomática y militarmente en todo el mundo. Sin embargo, los estudios de “Freedom in the World” de Freedom House demuestran que 49 países (más de una cuarta parte de los gobiernos del mundo) no son “libres”.

¿Por qué, entonces, la gente con más experiencia política no conoce los nombres de todos los dictadores? ¿Por qué no son nombres tan conocidos, como Assad y compañía? La respuesta es que los Estados Unidos les proporcionan asistencia militar (entrenamiento, ventas y ayuda) a tres cuartas partes de las dictaduras del planeta, como establece el estudio de Rich Whitney (Truthout)

Cuando uno revisa a los gobiernos que Freedom House describe como dictaduras, los que también son enemigos oficiales de EstadosUnidos se describen frecuentemente como tales en los medios corporativos, por ejemplo, Rusia (Washington Post, 8/8/18), Cuba (USA Today, 2 / 26/19), Siria (New York Times, 3/2/19), Bielorrusia (ABC, 3/5/19), Corea del Norte (USA Today, 22/3/19) y Venezuela (New York Times, 4 / 10/19). Sin embargo, “nuestros dictadores”, es decir, a los que Washington apoya, rara vez, están etiquetados como dictaduras por los medios.  De hecho, hay muy poca cobertura sobre esos países dictatoriales pero amigos de los EE. UU.

Echemos un vistazo a la cobertura de la prensa de cuatro de los “dictadores” señalados por Freedom House que reciben ayuda militar de los Estados Unidos, entre muchos otros que tambien la reciben : Paul Biya de Camerún, Abdel el-Sisi de Egipto, Abdelaziz Bouteflika de Argelia y  Nursultan Nazarbayev de Kazajstán:

Camerún :

El Presidente Biya de Camerún cumple 86 años; Los críticos dicen que es hora de cambiar y la “Voz de America” trata el asunto como si la edad de Paul Biya fuera el problema,y no su gobierno antidemocrático. Paul Biya  es el jefe de Estado más antiguo en servicio en el mundo. Ha ocupado el cargo de presidente en Camerún desde que Gerald Ford fue presidente (1974!) Hace 44 años. Recientemente Biya “ganó” un séptimo mandato  que “Foreign Policy”  describió como una “farsa”. Camerún aparece  en las noticias últimamente (cuando aparece) por los abusos de los derechos humanos cometidos por ungobierno que ha llevado al país al borde de una guerra civil. ( Freedom House considera que es uno de los países menos libres del mundo.)

Sin embargo, los medios de comunicación presentan a Biya de manera natural, sin agregarle el titulo de”dictador”. El New York Times  lo presenta eufemísticamente como “uno de los los presidentes más antiguos del mundo ”. Por la presentacion que hacen los medios, los lectores no sabrían que él es un dictador. De hecho, durante los 20 años de cobertura en el Times, Biya nunca fue descrito como un “dictador”, “déspota”, “tirano” o cualquier otra designación similar.

Cuando Biya decidio eliminar los límites de los mandatos presidenciales (lo que significa que podía gobernar de por vida) esto llevó a algunos “críticos” a calificar la acción de “autoritaria”.

Egipto:

El general Abdel el-Sisi llegó al poder en 2013 con un golpe militar que derrocó al gobierno elegido democráticamente por el presidente Mohamed Morsi. Actualmente, Egipto debate proyectos de ley para que el presidente  Sisi ocupe el cargo hasta 2034 . CNN informa sobre un “debate” sobre si el General Sisi debería o no continuar “sirviendo como presidente” durante los próximos 15 años.   

El artículo del New York Times  sobre el tema señaló que esto “afianzaría aún más su gobierno autoritario“, e incluso señaló que había encarcelado a “decenas de miles” de opositores, amordazado internet y tomado los tribunales. Sin embargo, no llegó a llamarlo dictador. De hecho, señaló que disfrutaba de un fuerte apoyo de todo el mundo y que era visto como un “baluarte contra la militancia islamista” en la región, y que esta respaldado por Estados Unidos y Francia. Otros medios como CNN simplemente lo describen como “el actual presidente Abdel Fattah el-Sisi”.

Al señalar  la “represión sin precedentes contra la disidencia” de Sisi, que encarceló a “decenas de miles de personas”, el informe de la BBC lo calificó  como “presidente”, y solo caracterizó sus pasos para gobernar  indefinidamente como  “un paso más hacia el autoritarismo”.  Por lo tanto, la crítica más fuerte al “presidente” de  Egipto es que se le acusa de “avanzar hacia el autoritarismo, y no ser un “dictador”.

Argelia:

 En  CNN , Abdelaziz Bouteflika de 82 años no se presenta como un dictador que renuncia, sino como un presidente que “toma una decisión electoral”. Después de que anunció que tenía la intención de postularse por quinta vez a la presidencia, surgieron protestas masivas en toda Argelia contra  Bouteflika .

El levantamiento ha sido lo suficientemente serio como para que él haya prometido renunciar. A pesar de llegar al poder de manera fraudulenta y gobernar con mano dura durante 20 años, los medios de comunicación (por ejemplo, CNN,  Reuters, etc) se han abstenido de describirlo como un dictador. La BBC  se refiriea él como un “presidente solitario”. De hecho, al leer la cobertura del Guardian , uno no creeroa que Bouteflika es  el epítome de un demócrata.

El New York Times  también elogió a Bouteflika por “devolverle la estabilidad” al país del norte de África y por “restaurar el honor del ejército de la nación”. Al igual que Biya de Camerún, Bouteflika nunca ha sido descrito como un “Dictador” en los últimos 20 años de cobertura del Times.

Kazajstán:

Otro gobernante apoyado con la ayuda militar de los Estados Unidos es Nursultan Nazarbayev de 85 años y que ocupa el  poder desde 1989. Recientemente anuncio que dimitiría y que Astana, la capital de Kazajstán, pasaría a llamarse Nursultan en su honor ( De forma similar la Capital de Estados Unidos,Washington, tambien lleva el nombre del ganador de una elección que involucró a aproximadamente el 1 por ciento de la población de ese entonces ).

Nazarbayev tiene una larga historia de  medidas  contra la libertad de expresión, la prensa , la religión y utiliza la tortura contra sus oponentes políticos. A pesar de esto, fue presentado positivamente en los medios de comunicación, con el New York Times a la cabezam, refiriéndose a él como un “presidente de Kazajstán por mucho tiempo”.

The Associated Press  lo llamó “el el único líder que  Kazajstán independiente jamás ha conocido ” y lo elogió por” mantener la estabilidad “. Reuters  afirmó que era un líder” muy popular “. Ninguno de los medios  utilizo el apelativo de” dictador “. El Washington Post  publicó una evaluación brillante de su mandato. Lo presentó como un líder visionario, un ex trabajador del acero “que sacó a la ex república soviética de la caótica implosión del imperio”, afirmando que llevó a Kazajstán a una nueva era pacífica y próspera, mientras que “construye una identidad nacional” y detiene cualquier conflicto étnico.  Si bien señaló que “gobernó como un hombre fuerte” y que “habría sido más sabio ver el disenso y la democracia con más tolerancia”, el editorial dio a entender que su represión estaba justificada, concluyendo que “su gente no lo olvidará pronto”.

Estándares dobles

El Miami Herald dice  “el dictador venezolano Maduro sobrevivió una semana difícil, pero sus problemas están a punto de empeorar”  El doble estándar se destaca por las constantes referencias de los medios a los estados enemigos de Estados Unidos como dictaduras, ya sea que la etiqueta sea cierta o no. El Washington Post  describe al presidente izquierdista boliviano Evo Morales como “deseando convertirse en un dictador al estilo de Venezuela”, mientras que The Guardian  advierte que Bolivia se podria convertir en un “inminente” caso “de dictadura” al estilo de Cuba y Venezuela.

El gobierno sandinista de Nicaragua también es llamado constantemente una “dictadura”. El New York Times  publicó un artículo de opinión sobre un titular deprensa nicaragüense titulado “Una dictadura  en mi país otra vez”. Muchos otros medios  describen al presidente Ortega como un “dictador” (Economist, Time , etc) llevando a cabo una “represión terrorífica” (National Review) Este es un lenguaje que jamas se usa para las dictaduras respaldadas por Estados Unidos. Y solo se necesita una rápida mirada a los titulares para ver cómo se retrata a Nicolas Maduro: “el carnicero infantil de Venezuela” (Washington Examiner)

“El dictador de Venezuela gana su título” (New York Times)  “¿Por qué los progresistas están más enfocados en no estar de acuerdo con Trump que en contra de un dictador [Maduro]?” (Washington Post). Newt Gingrich: “el dictador de Venezuela, Maduro, debe irse, incluso si el ejército tiene que intervenir” (Fox News) “A Maduro  no le gusta que le pregunten si él es un” dictador “(New York Post) “El General Jack Keane,y  Hans Humes sobre la salida potencial de Maduro, dictador socialista de Venezuela ”(Fox Business)

¿Es realmente una coincidencia que estos tres países con jefes de estado izquierdistas democraticamente elegidos sean etiquetados constantemente como “dictaduras”? Bolivia ni siquiera está en la lista “no libre” de Freedom House, a diferencia de Camerún, Egipto, Argelia y Kazajstán.

Venezuela y Nicaragua se sumaron recientemente, a pesar del hecho de que las últimas elecciones de ambos países fueron respaldadas internacionalmente. Si bien hay algunos defectos claros en los sistemas políticos de Venezuela y Nicaragua, la Organización de Estados Americanos dominada por Estados Unidos observó las elecciones municipales nicaragüenses de 2017 y declaró que “la voluntad popular [fue] expresada a través de la votación en la gran mayoría de los municipios de Nicaragua”. (Con un 53 por ciento de participación, el partido gobernante sandinista ganó en 135 de las 152 comunidades, y el Partido Liberal Independiente se llevó 12 del resto).

Mientras tanto, las elecciones de 2018 en Venezuela fueron respaldadas por 150 observadores internacionales, incluidos ex jefes de estado extranjeros como el español José Zapatero y el ecuatoriano Rafael Correa, con tres equipos internacionales de observación de elecciones que respaldan el resultado, a pesar del hecho de que los medios de comunicación de Estados Unidos los calificaron como una farsa. (FAIR)

No se puede decir lo mismo de Kazajstán, ni siquiera por Freedom House, que señala que “ninguna de las elecciones celebradas en Kazajstán desde la independencia ha sido considerada” libre y justa “por observadores internacionales creíbles”.

En los medios corporativos de EE. UU. las noticias se refieren a  los estados enemigos mucho más y más severamente que a los amigos. Una búsqueda de Paul Biya en la base de datos del NEw York Times genera 97 resultados en comparación con los 1.135 de Maduro, 713 de Morales y 3.517 de Ortega, a pesar del hecho de que Biya ya estaba en el poder cuando  los otros tres eran niños. (La población de Camerún es de 24 millones, tres cuartos del tamaño de Venezuela, más del doble que Bolivia y cuatro veces más poblada que Nicaragua). “FAIR” también ha señalado que la palabra “régimen”, en el uso de los medios estadounidenses, es simplemente un gobierno que está en desacuerdo con el imperio estadounidense.

2. LA ASISTENCIA MILITAR DE ESTADOS UNIDOS A LAS DICTADURAS DEL PLANETA

Durante décadas, el gobierno y los medios de comunicación corporativos dijeron al pueblo estadounidense que los actos de guerra  se debieron en gran medida a la necesidad de contrarrestar los actos de agresión u opresión de los “dictadores malvados”. Se tuvo que invadir Irak porque Saddam Hussein era un dictador malvado. Tuvimos que bombardear Libia porque Muammar Gaddafi era un dictador malvado, empeñado en desatar un “baño de sangre” sobre su propia gente. Esto es parte de la narrativa mediática , según la cual Estados Unidos lidera las “democracias occidentales” en una lucha mundial para combatir el terrorismo y el totalitarismo y promover la democracia.

Según el sistema de clasificación de derechos políticos de Freedom House (una organizacion pronorteamericana ) en todo el mundo, había 49 naciones en el mundo en 2015, que pueden clasificarse como “dictaduras”.(“Informe Freedom in the World 2016” ) Para ese mismo año,  el gobierno de Estados Unidos  brindaba asistencia militar a 36 de esas dictaduras. ¡Los Estados Unidos actualmente apoyan a más del 73 por ciento de las dictaduras del mundo!

Algunos de los casos más publicitados de esto, son las decenas de miles de millones de dólares en asistencia militar de los Estados Unidos a la monarquía misógina de Arabia Saudita y a su  ejército represivo. Los apologistas de la política exterior imperialista de  pueden intentar racionalizar ese apoyo, argumentando que Arabia Saudita y Egipto son excepciones a la regla.

Podrian argumentar que nuestros intereses nacionales más amplios en el Medio Oriente requieren pasar por alto temporalmente la naturaleza opresiva de esos estados en particular, con el fin de servir a un final más amplio y pro democrático. Por supuesto, tal tontería puede ser criticada en muchos aspectos, comenzando con  los “intereses nacionales” de los Estados Unidos. Pero mi estudio del apoyo de los Estados Unidos a las dictaduras de todo el mundo demuestra que el apoyo de nuestro gobierno a Arabia Saudita y Egipto no son  excepciones a la regla, en absoluto.Son la regla

De acuerdo a Freedom House, existen 49 estados-nación que podrían ser bastante caracterizados como dictaduras de la siguiente manera: Afganistán, Argelia, Angola, Azerbaiyán, Bahrein, Bielorrusia, Brunei, Burundi, Camboya, Camerún, República Centroafricana, Chad, China, República Democrática del Congo (Congo-Kinshasa), República del Congo (Congo-Brazzaville), Cuba Djibouti, Egipto, Guinea Ecuatorial, Eritrea, Etiopía, Gabón, Gambia, Irán, Jordania, Kazajstán, Laos, Libia, Mauritania, Myanmar, Corea del Norte, Omán, Qatar, Rusia, Ruanda, Arabia Saudita, Somalia, Sudán del Sur, Sudán , Swazilandia, Siria, Tayikistán, Tailandia, Turkmenistán, Uganda, Emiratos Árabes Unidos, Uzbekistán, Vietnam y Yemen.

Asistencia militar de EEUU  a las dictaduras del planeta 

(2015. Cuadro: Rich Whitney)

US Support for the World’s Dictatorships, Fiscal Year 2015

2017 0923 Whitney chart 2

Fuente: https://markaabyayala.wordpress.com/2019/04/12/estadosunidos-proporciona-asistencia-mediatica-y-militar-a-tres-cuartas-partes-de-las-dictaduras-del-planeta/

 

Deja una respuesta:

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Mobile Sliding Menu