Nuevo impulso antillano para enfrentar el coloniaje

In América Latina y el Mundo, CatArtLA

puerto_rico.jpg

NUEVA YORK, 23 de febrero de 2018 (NCM) – La elección del embajador de Antigua y Barbuda, Walton Alfonso Webson, como nuevo presidente del Comité de Descolonización y de la embajadora de Cuba, Anayansi Rodríguez Camejo, como vicepresidenta -ambas por aclamación- presentan un nuevo impulso desde las Antillas en la lucha por acabar los dominios coloniales.

Ese avance de la diplomacia que busca la libertad de los territorios que todavía no se gobiernan a sí mismos se produce en contraposición a la circunstancia adversa por la que pasa Estados Unidos en sus intentos por mantener sometidas una serie de posesiones coloniales, en particular en el caso de Puerto Rico, que sigue dando señales de estar al borde del colapso.

De hecho, en su mensaje este jueves ante el Comité, el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Alfonso Guterres, no solamente reiteró su respaldo al trabajo del Comité, sino que puso énfasis en la situación por la que pasan los territorios coloniales que fueron devastados por los huracanes de 2017. Las palabras de Guterres y su llamado a que las potencias coloniales cumplan su deber de reconstrucción de las colonias tienen una pertinencia extraordinaria con respecto a Puerto Rico, mientras EEUU sigue sin articular un mecanismo para enviar miles de millones de dólares de ayuda ni para resolver su deuda impagable.

Por el momento, EEUU tiene un respiro porque la agenda de trabajo del comité pone sus ojos en el Pacífico, en la colonia francesa de Nueva Caledonia.

Para el próximo mes de maro, Webson encabezará una misión del comité que inspeccionará esa colonia isleña donde se efectuará un plebiscito para que el pueblo escoja si convertirse en nación independiente o quedarse bajo la tutela de Francia. Posterior a la vista de inspección, programada para llevarse a cabo del 12 al 16 de marzo, la misión diplomática se trasladará a París.

Otro asunto delicado que podría ocupar buena parte del trabajo del comité es la situación del Sahara Occidental, donde algunos esperan de Webson una presidencia menos dura contra las propuestas de Marruecos para no tener que retirarse de ese territorio colonial.

Todo eso le podría dar un tiempo a EEUU para tratar de poner en orden sus asuntos en Puerto Rico. Sin embargo, la composición de la jefatura del comité no deja mucho espacio a la ilusión de que se debilitará la agenda anti colonial en el Caribe.

Webson, que ya aspiró a la presidencia del comité y fue derrotado por Venezuela, ahora recibe el respaldo unánime. Su elección se ha producido poco tiempo después de la visita del presidente de Cuba, Raúl Castro, a Antigua y Barbuda en ocasión de celebrarse la reunión de la Comunidad del Caribe inglés (CARICOM). En esa ocasión, el primer ministro Gaston Browne, se refirió a los hermanos Castro por sus primeros nombres de “Fidel y Raùl” y dijo “ellos han sido una fuente de inspiración para otros al comprender que, como seres humanos, todos somos iguales. Cuba ha mantenido una posición de cuidado, de cooperación y ha sido un aliado sólido”.

La cortesía de Browne tuvo un fundamento muy específico, pues Cuba se lanzó de inmediato al rescate de la nación del oriente antillano ante la devastación causada por el huracán Irma, que arrasó Barbuda al punto que hubo que sacar de allí a todos sus habitantes. Eso, a pesar de que Cuba también sufrió estragos serios por dicho huracán.

Esa historia contrasta mucho con la de EEUU en el caso de Puerto Rico, que sufrió daños por el huracán María calculados en cerca de 100.000 millones de dólares, equivalentes a todos los que sufrió la extensa costa estadounidense del Golfo de México por todos los huracanes del año. De hecho, en Puerto Rico -donde todavía buena parte del país sigue sin energía eléctrica y se siguen reportando muchas muertes asociadas a la falta de servicios- los daños podrían llegar a casi 30 por ciento de las pérdidas causadas por los huracanes de 2017 a nivel global.

Ante la situación, EEUU ha aprobado hasta ahora algo más de 15.000 millones de dólares para enviarlos, buena parte en empréstitos para una economía agotada que no tiene con qué pagar su ya inmensa deuda, pero sigue sin enviarlos porque aún no se decide un mecanismo para evitar que el gobierno puertorriqueño tenga control del dinero. La alegación es que el gobierno colonial está corrupto, pero la deuda impagable fue implantada por el propio gobierno de EEUU durante más de un siglo y, luego del huracán María, los principales casos sospechosos de corrupción involucran a las propias agencias y figuras de EEUU.

La junta de control impuesta por EEUU insiste en medidas cada vez más drásticas de recortes en los presupuestos y más pauperización del país. Además, obligó al gobernador anexionista Ricardo Rosselló a sacar del documento del plan fiscal una denuncia del coloniaje, pero a la que no pudo callar fue a la principal figura de la oposición autonomista, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, quien desde el huracán ha logrado mucho respaldo de liberales en EEUU y ya ha dado cerca de 70 entrevistas a cadenas de EEUU y otros países.

Cruz dice que el problema es la colonia y propone como alternativa la libre asociación, aunque eso último no tiene mucho eco entre los estadounidenses.

En la calle, el ambiente sube de tono. En una protesta reciente de la “Jornada se acabaron las promesas”, los efectivos policiales cargaron contra una manifestación con la excusa de que habían pegado fuego a un muñeco de trapo en la vía pública y el poeta Alejandro Medina terminó en el Centro Médico con golpes de cuidado luego de que intentó detener con su cuerpo una enorme grúa de la policía.

Medina era mantenido bajo arresto en el propio hospital y otros tres de los manifestantes fueron también detenidos, sin que hasta ahora se conozca a ciencia cierta cuáles serían los cargos imputados.

https://www.alainet.org/es/articulo/191223
Fuente: https://www.alainet.org/es/articulo/191223

Deja una respuesta:

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Mobile Sliding Menu