LAS CARAS OCULTAS DEL 21F: WALDO ALBARRACÍN

In Bolivia

Por Marcelo Inti Saravia (*)

La carrera política de Waldo Albarracín en realidad comenzó cuando se unió al CONADE, una organización que luchaba contra la dictadura de García Meza (1980-1981). De ahí en más, percibió que los movimientos pro derechos humanos eran un filón para hacer de ellos un cómodo modus vivendi. La democracia ya estaba instalada, lo único que quedaba definir era quién la controlaba, además estaba regulada por instancias internacionales importantes. En su escueta biografía (1) se establece que para 1980 ya era funcionario de la Corte Electoral de La Paz, en 1982 era Procurador del Fondo Complementario de la Administración Pública y para 1985 su actividad Profesional establecía que fue Jefe de Personal de la Honorable Corte Nacional Electoral. Albarracín podría bien haber sido un trepador o simplemente llunku.

No obstante, entre 1986 y 1995, fue asesor Jurídico de varias organizaciones sindicales, campesinas, mineras y fabriles, siendo considerado como un defensor popular, sin embargo, cuando se promulgó el D. S. 21060, Albarracín no realizó ninguna acción concreta contra las políticas de Víctor Paz Estensoro por esta ‘violación’ al derecho humano al trabajo dejando desamparado al proletariado boliviano.

Con posterioridad, Albarracín fue presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (1992–2003) y reelecto en 5 gestiones consecutivas. Sin embargo, no se olvide que cuando en diciembre de 1996, durante el 1° gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada se produjo la llamada ‘Masacre de Navidad’ en los centros mineros de Amayapampa y Capasirca, entonces, nuevamente Albarracin no realizo acciones concretas contra aquel luctuoso momento. Recuerdese que la empresa norteamericana-canadiense Vista Gold Corporation incumplió varias responsabilidades laborales, como las de ‘no pagar la empresa regalías ni a Potosí ni al país; además haber prohibido pijchar coca a los mineros.

Así, a pesar del cargo ejercido por mucho tiempo y a más de dos décadas (2), ninguna autoridad gubernamental fue sentenciada por los hechos luctuosos. Además, Juan del Granado, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados archivó obrados sobre la masacre; lógico fue subordinado del gobierno de Goni con el MBL en los procesos de capitalización. Al ser delitos de lesa humanidad aún es posible demandar a los implicados dado su carácter de imprescriptibilidad, en este caso el abogado ‘luchador por los derechos humanos’ acabo callando. Al respecto véase La Razón (Edición Impresa del 11/04/2016).

Ahora bien, el hoy Rector, fue asesor Jurídico de la Federación de Comunidades Originarias. En esa época los pueblos originarios de la Chiquitanía denunciaron la depredación del bosque chiquitano por la mina de oro Don Mario, propiedad de Gonzalo Sánchez de Lozada, entonces, como en el pasado, Albarracín calló porque estaba subordinado a Sánchez de Lozada.

Por otro lado, durante el gobierno de Goni, ni Carlos Mesa ni menos María Soledad Quiroga, hija de Quiroga y su Ministra de Educación, ni mucho menos el ahora rector de la UMSA exigieron a las Fuerzas Armadas abran sus archivos para esclarecer el destino de los restos del líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz y de Gualberto Vega. Albarracín aliado del Mesa llegaron a conformar al neo Conade la Universidad Pública de El Alto (UPEA) con la cual Albarracín ha limado asperezas en su afán conspirador; la Confederación de Docentes Universitarios de Bolivia, la Fundación Jubileo, la Pastoral Social Cáritas Bolivia, la Federación Universitaria Local de la UMSA (FUL-UMSA), la Federación de Juntas Vecinales de la Zona Sur de La Paz (afín a Sol.bo), una desconocida Plataforma de Luchadores Sociales, y el Movimiento Basta Ya, etc. Además, están los oportunistas de siempre: Ricardo Calla, ex ministro de Mesa, Antonio Vilela, viejo político del PS-1, cuya ocupación es discursear en el atrio medrando de la UMSA, el cantautor oportunista, Luis Rico, etc. ¿Dónde está la reserva moral? Todos estos grupos son armados coyunturalmente para frenar al proceso de cambio. La pregunta del millón es ¿Por qué no se presenta Waldo Albarracín como candidato de esas organizaciones para presidente? Para cambiar un feudo estatal necesita otro.

Rosca interna y corrupción 

En entrevista al rector Waldo Albarracín (edición impresa de La Razón 28/11/2013), respondió lo siguiente: “Pienso que la UMSA le cerró las puertas la corrupción”.  Pero un titular (edición impresa de La Razón 10/11/2016) dice ‘Corrupción en la UMSA. Hay cinco docentes, decanos, y dos estudiantes con procesos y/o detenidos desde 2016. Hay desde cobro a estudiantes por ingresar o para ser sus tutores y hasta cohecho entre otros.

Según Albarracín la última movilización por el 21 F en la plaza de San Francisco ‘fue sincera y trasparente’. Sin embargo, se sabe que él manifestó que, si bien la tarde era libre para estudiantes y docentes la UMSA se encargaría de vigilar quienes estaban y quienes no. Ximena Costa avala al rector es falso que los docentes obligaron a movilizarse a los estudiantes de la USMA para el 21 F. Oficialmente las clases comienzan el 6 de marzo (Diálogo en Panamericana 23-2-19). Sin embargo, hay estudiantes que están pasando clases desde hace dos semanas en cursos de verano. Más adelante se supo que entre las autoridades de la UMSA se iba a ver que los estudiantes asistan a las concentraciones.

La obligación estaba en correlación directa con el Gobierno Municipal de La Paz, que mediante comunicado afirmó: ‘Se informa a todos los trabajadores que el día 21 de febrero del presente se realizará la fumigación de rutina de las oficinas a partir de las 17 hrs. A la cabeza de la marcha se vio a varias autoridades universitarias, entre ellos su vicerrector, el ex troskista Alberto Quevedo, parte de esa satrapía y con familiares directos incrustados en la UMSA; catedráticos que entregan informes de sus años sabáticos repetidos; o juntan cursos para dar en un solo horario; decanos que amañan contratos y/o abusan de viajes a cargo del erario universitario. Cabe afirmar que lo más preocupante de la situación de la UMSA, es que no acepta auditorías externas.

A pesar de que la universidad ha perdido su carácter de vanguardia progresista, es de preocupación que en su oportunidad Albarracín se hubiera reunido con el cuestionado encargado norteamericano, Peter Brennan. Sin embargo, mas allá de que se den problemas y conflictos respecto a la figura de Albarracín, lo que, si deberá llamar la atención del lector, es su continua posición política en pro de la desestabilización del único proceso político que ha sostenido a la universidad a través de grandes apoyos económicos, algo que de ninguna manera sucedería en un gobierno de corte liberal o tecnócrata.


Fuentes

  1. org/sitio/wp-content/uploads/2017/…/CV-Waldo-Albarracin-4.pdf
  2. http://www.la-razon.com/suplementos/informe/Masacre-Navidad-lleva-decadas-impunidad_0_2470552991.html

 

*Marcelo Inti Saravia es miembro de la Comunidad de Investigadores Anti-imperialistas.

 

Deja una respuesta:

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Mobile Sliding Menu