La paja en ojo ajeno: el Grupo de Lima y Venezuela

In América Latina y el Mundo, CatArtLA
pkk_fujimori.jpg

Foto: OtraMirada

El actual gobierno del presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski es conocido internacionalmente por sinvergüenza, farsante y cómplice, pero no por hacerse el tonto, mientras su primera ministra, aunque carece de escrúpulos y ética, tampoco tiene un pelo de tonta. El Perú acusa a Venezuela de causar una crisis humanitaria y en virtud de eso está dispuesto a que Venezuela se convierta en Siria. Indultó a Fujimori por razones también humanitarias.

Quizás el presidente del Perú, no sepa de las crisis humanitarias que tuvo el Perú entre 1988 y 1993. ¿Sabe de la epidemia del cólera de 1991? La república empresarial es amnésica. Es poco probable que su primera ministra y los jóvenes asesores no se acuerden que entre 1988 y 1993 los niveles de escasez en el Perú fueron la razón para que migrasen centenares de miles de peruanos, gran parte de los cuales nunca volvieron.

Es un dato rebuscado que el Perú tuvo una crisis de hiperinflación con gran escasez de alimentos entre 1988 y 1990, años en el que el PIB per cápita se contrajo en total 32.6% encima de la contracción del PIB de 15.1%, entre 1983 y 1984.

La hiperinflación en el gobierno de Alan García se elevó a 4.37417602E+16 entre 1988 y 1992 que lo hace comparable con Hungría, Alemania y otras grandes hiperinflaciones de la historia. Un cheque de 300 dólares en intis, millón de junio de 1990, no cubría el costo de un taxi de Miraflores al Centro para cobrarlo, 3 dólares aproximadamente. (- Conversión: 1,000 soles= 1 inti en 1987. 1 millón de intis= 1 inti millón en 1989. 1 millón de intis millón = 1 nuevo sol en 1991).

El resultado de las contracciones del PIB y el alza brutal de precios significó una caída de 2/3 de las remuneraciones medias utilizando como base 2005=100.  Cayó desde 277.6 en 1980 hasta 89.8 en 1990. La razón por la que no hubo, como en otros países, un retorno de los migrantes fue porque después de 1990 no había empleo y los salarios permanecieron abajo y siguieron yéndose. Al año 2015 en el pico del auge económico, el salario alcanzó el índice de 120, menos de la mitad de lo que fue el salario medio en 1980. México y el Perú son los dos países donde el salario real no ha subido sino bajado en los últimos años. Hay más consumo y más crédito de consumo pero no mejores salarios ni mayor peso de los salarios en el PIB. En cambio regresan de Venezuela al Perú, entre otros, los hijos de los peruanos que se fueron allá en la década del 80.

Algo más que tuvo el Perú en la década del 80 fue una guerra interna, con más de 70,000 muertos y que trajo consigo desasosiego, escasez de agua y luz, y gran inseguridad porque las bombas colocadas en las ciudades podían tocarle a cualquiera y de hecho afectaron a muchos directa o indirectamente. Recuerdo una bala de mortero en el aeropuerto y la cancelación de todos los vuelos una madrugada de enero de 1993. Por los efectos de esas razones humanitarias, se fueron del Perú ya después, entre 1990 y 2014, 2 millones 724 mil 869 personas, según el Instituto Nacional de Estadísticas e Informática. Antes, entre 1980 y 1990 se habían ido otros 800,000 peruanos llegando a sumar más del 10% de la población peruana total migrada por razones políticas y económicas,  entre la década del 80 y la fecha. A Venezuela sola migraron 92,896 peruanos que son más o menos el mismo número de venezolanos que han llegado al Perú.

Con esa historia, ¿cómo es que el gobierno del Perú llama a la caída de un gobierno hermano por razones humanitarias? El APRA y los asesores tendrían que tener amnesia para no recordar ese gobierno. Todos se deben acordar cuando se rumoreaba que si Sendero no era puesto bajo control, habría una invasión de ejércitos vecinos. Que Alan García y lo que queda del APRA quieran que se caiga Maduro y Chávez antes, es lógico. Se sabe que desde al menos 1962 el APRA trabaja con la embajada americana. En los papeles desclasificados del Departamento de Estado (bajo Foreign Relations of the United States, 1961–1963, Volume XII, American Republics en la entrada Peru, ítem 416) se dice, en relación a las elecciones de marzo de 1962: También debemos tener en cuenta la gran posibilidad de la victoria de Belaunde y la conveniencia que éste borre su impresión de que favorecemos al APRA y nos oponemos a él como pro-comunista”. Existe una vieja relación política. Se consigna también ya en 1962, antes de las elecciones de dicho año, una relación estrecha entre la CTP y la CIA.

De otro lado, si bien su fortuna, su familia y su pasaporte son americanos y están en Estados Unidos, el Presidente del Perú no es un funcionario estadounidense, y le debe al menos lealtad al pasaporte peruano, por respeto a todos los peruanos, y a la tradición diplomática peruana de no intervención que viene desde Corpancho en México. Los que hemos vivido guerras queremos la paz.  Los que deben decidir el futuro de Venezuela son los venezolanos y nadie más. Nadie más.

– Oscar Ugarteche, economista peruano, es investigador titular del Instituto de Investigaciones Económicas UNAM (México), SNI/CONACYT, Coordinador del proyecto Obela www.obela.org.

https://www.alainet.org/es/articulo/191452

Deja una respuesta:

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Mobile Sliding Menu