LA FUNDICIÓN DE ESTAÑO EN BOLIVIA ES AFECTADA POR INTERESES CAPITALISTAS NACIONALES E INTERNACIONALES

In Calendario Bolivia

UN DÍA COMO HOY, 9 de julio de 1915, la Fundación Carnegie* y el Ministro de Hacienda nombraron a J. T. Luiteweiler Comisionado Especial para estudiar la situación económica de Bolivia, en el marco de un estudio sobre Sudamérica y el impacto de la Primera Guerra Mundial en el continente.Dicho estudio se tradujo en el documento “America’s Changing Investment Market”, publicado en noviembre de 1916, el cual contó con la participación del Departamento de Comercio Exterior de EEUU y el National City Bank.En el estudio Luiteweiler aseguró que era difícil “esbozar las necesidades de capital de Bolivia para lospróximos diez años, ya que su condición económica depende tanto del éxito de la industria minera que constituye toda la vida del país”. En ese marco, continuó asegurando que “pueden desarrollarse minas que aporten riqueza y prosperidad imprevista al país y posibilitarán un programa de desarrollo más ambicioso de lo que es posible actualmente”.Según el investigador las necesidades bolivianas de capital se encontraban en los siguientes sectores: a) Ferrocarriles, sector en el que se necesitarían aproximadamente $us. 13.500.000 para concluir la construcción de cuatro líneas férreas (Oruro-Cochabamba; La Paz-Yungas; Potosí-Sucre; y Atocha-Tupiza; b) Servicio Público, que comprendía la construcción de un sistema de agua y alcantarillado con un valor de $us. 4.500.000 y un sistema de riego en Cochabamba, sin estimaciones en su costo; y c) Minería, que contemplaba proyectos de desarrollo de energía hidroeléctrica y una fundición eléctrica para el estaño y otros minerales.Ante lo expuesto, Luiteweiler concluyó que “indudablemente, el capital extranjero se interesará en la industria minera, y en la proporción en que lo haga, el resto del programa anterior será factible”.La propuesta para la construcción de una planta de fundición de estaño fue discutida por la Cámara de Diputados de Bolivia el 22 de octubre del mismo año. Días más tarde, el 9 de noviembre, un artículo reflejó la preocupación de los mineros bolivianos ante la propuesta de implementación de una planta de fundición. Según el documento el proyecto perjudicaría a los mineros, quienes tendrían suscritos contratos de largo plazo con las fundiciones de Inglaterra y, especialmente, con las de EEUU. Una planta afectaría además a las casas que negocian con la compra y exportación del mineral y, por ende, a los establecimientos de fundición de estaño en el extranjero.El 11 de noviembre del mismo se publicaron las opiniones del agente general de The American Smelting & Refinering Co. en Bolivia y Chile, Frank D. Aller, en base a sus experiencias afirmó que la fundición y refinación en el extranjero es más económica que en Bolivia, por muchos factores que encarecen los costos en el país.Será recién en 1971 que el Estado boliviano, a través del presidente Juan José Torres, inicie los trabajos de fundición de estaño con la puesta en funcionamiento de los hornos instalados en la localidad de Vinto (Oruro).
* El multimillonario estadounidense Andrew Carnegie creó la Fundación Carnegie (1910) con el objetivo de estimular la investigación para mejorar la humanidad. Carnegie creó la Carnegie Steel Company (1892) dedicada a la producción de acero que más tarde se fusionaría (1901) con otras empresas para formar la U.S. Steel  de propiedad de J. P. Morgan. El interés de esta fundación por Bolivia no puede ser otro que el estaño, materia crucial para la industria del acero cuando de producción de hojalata y enlatados se trata. Por otra parte, su fundación llegó a ser un importante centro de investigación, propaganda y divulgación de ideas de política económica liberal en Rusia y  América Latina.

Fuente:Periódico El Diario, 10 de julio y 23 de octubre de 1915; El Tiempo, 9 y 11 de noviembre de 1915.http://www.voltairenet.org/article123678.html

Deja una respuesta:

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Mobile Sliding Menu